Artículos Destacados

  • Mi Gin Tonic Preferido
  • Gin Tonic Perfecto Hendrick's (Revisited)
  • Gin Tonic Limón G'Vine Floraison
  • Gin Tonic Triple Cítrico Bulldog
  • Gin Tonic Perfecto Bombay Sapphire
  • Gin Tonic Perfecto Gin Mare
  • Gin Tonic Perfecto Beefeater 24
  • Gin Tonic Perfecto Tanqueray Nº Ten
  • Gin Tonic Perfecto Brockmans
  • Gin Tonic Perfecto Bloom
  • Gin Tonic Perfecto Fifty Pounds (Moderno)
  • Gin Tonic The London Nº 1 Blue Night

Preparación. Gin Tonic perfecto Port of Dragons Pure

Si esto fuese un blog dedicado al cine podríamos decir que hoy completamos la trilogía. Tras ver en entradas anteriores las preparaciones de la variedad aromática 100% Floral y la avainillada Malt, finalizamos las pruebas Port of Dragons con la opción Pure de la misma marca. Aunque, si nos permitís seguir con el paralelismo, esto no quita que cualquier día realicemos un remake de las opciones ya vistas, un Revisited como acotumbramos a denominar en este Blog.

Bajo el adjetivo Pure se esconde una ginebra creada para los más clásicos y siguiendo la tradicional y pura producción de las Ginebras del siglo XVIII, mediante 4 destilaciones en artesanales alambiques de cobre. Obteniendo un elegante estilo alquimista con toques tradicionales al que se suman modernos e intensos sabores aterciopelados. Un aporte a nuestro paladar de texturas y sensaciones al tomar un Gin Tonic suave, que mantiene su carácter original.

Podéis ver la elaboración de este sencillo Gin Tonic tras el salto.

Ingredientes

  • Ginebra Port of Dragons Pure
  • Tónica Fever Tree
  • Hielo
  • Lima
  • Limón
  • Enebro
Serviremos todo en una copa amplia de tipo balón, cristal fino y que cierre un poco en boca. La de la imagen es de Zara Home, que presenta unas estupendas variedades a muy buen precio. Para el servicio de la tónica nos ayudaremos de una cucharilla coctelera.

Paso 1. Servimos el hielo y enfriamos la copa.


Como ya empieza a ser habitual en el servicio de cualquier Gin Tonic, lo primero que haremos es servir abundante hielo en la copa. Sin escatimar piezas en este paso, es el ingrediente más barato y por contra el crucial. A mejor hielo mejor Gin Tonic, es tan sencillo como cumplir esa relación.


Girando la copa sobre sí misma enfriamos las paredes de cristal. Que el recipiente esté frío tendrá un efecto muy beneficioso sobre el carbónico de la tónica. Si, tras realizar este paso, el hielo ha soltado algo de agua la escanciamos, y si cabe alguna pieza más al haberse asentado también la añadimos.

Paso 2. Condimentamos.


Dado que estamos ante la variedad Pure de la ginebra, de corte clásico, vamos a evitar condimentos estrambóticos o demasiado originales. Recurriremos a potenciar el toque cítrico de un Gin Tonic tradicional con lima y limón. Cortamos dos finas pieles de cada uno de ellos y tras pasarlas por el borde de la copa y exprimirlas sobre los hielos las depositamos en el interior. Fijaos en la foto. Intentad evitad en la medida de lo posible la parte blanca de la piel.


Adicionalmente, cogemos un trío de bayas de enebro y las presionamos ligeramente con los dedos (sin romperlas), intentamos extraer el aroma pero no ensuciar demasiado el Gin Tonic. Las depositamos en el interior de la copa.

Paso 3. Servimos la ginebra.


Se podría escribir un libro acerca de la medida perfecta de destilado a utilizar en un combinado. Nuestra sugerencia es que se convierta más en un refresco que en la última copa. Que nos de la posibilidad de repetir. Para ello la media ideal son cinco centilitros de ginebra. Una parte de ginebra por cuatro de tónica. Si no tenéis un medidor, contad desde 1001 hasta 1003 mientras la servís desde una cierta altura.

Paso 4. Servimos la tónica.

Para completar el combinado, recurriremos a una tónica neutra como la Fever Tree, el único requisito es tratar de mantener intacta la burbuja de la misma en el servicio. Nada de malabarismos tipo pinchar la tapa o mezclar tónicas. Estamos haciendo un Gin Tonic. Como se suele decir, los experimentos con gaseosa.


Colocamos la cucharilla en el centro de la copa y, como si fuese un tobogán, dejamos que resbale al interior del combinado el mixer. Si no tenemos cucharilla este mismo proceso lo podemos realizar sobre un hielo o inclinando la copa y sobre el cristal, pero siempre con especial cuidado.

Paso 5. Disfrutar.


Un Gin Tonic clásico, como merece una ginebra del mismo corte. Una sorpresa las nuevas variedades Port of Dragons. Si su versión Malt era quizás excesivamente dulce para un Gin Tonic clásico la versión Pure es perfecta para estos menesteres. Una ginebra de cabecera para quienes quieren disfrutar de un Gin Tonic de los de toda la vida.


Disfrútalo con moderación (recuerda, es tu responsabilidad).

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...