Artículos Destacados

  • Mi Gin Tonic Preferido
  • Gin Tonic Perfecto Hendrick's (Revisited)
  • Gin Tonic Limón G'Vine Floraison
  • Gin Tonic Triple Cítrico Bulldog
  • Gin Tonic Perfecto Bombay Sapphire
  • Gin Tonic Perfecto Gin Mare
  • Gin Tonic Perfecto Beefeater 24
  • Gin Tonic Perfecto Tanqueray Nº Ten
  • Gin Tonic Perfecto Brockmans
  • Gin Tonic Perfecto Bloom
  • Gin Tonic Perfecto Fifty Pounds (Moderno)
  • Gin Tonic The London Nº 1 Blue Night

En corto. Beefeater, la última London Gin hecha en Londres, por ABC

Desde el diario ABC os traemos hoy otra noticia relacionada con la ginebra. No hablaremos de ningún nuevo y original servicio de Gin Tonic, ni de ningún nuevo local de moda en que el destilado del enebro se haya convertido en su santo y seña, tampoco de una nueva marca que haya aterrizado en nuestro país. Hablamos de una marca con historia y experiencia en el mundo del Gin y de sobra conocida por todos.

Beefeater. Una clásica y resistente marca que mantiene todo su glamour en esta época en que parece que sólo las botellas de diseño determinan la calidad de un producto. La marca de los guardianes de la torre, que ha sabido mantenerse y adaptarse, con la aparición de su versión 24, a todas las nuevas modas que han intentado derrocarla.

Un interesante artículo de Borja Bergareche para ABC que os reproducimos íntegramente tras el salto. Atención al dato, el 40% de la producción de esta marca ya se destina a nuestro país.

Beefeater, la última London Gin hecha en Londres

La legendaria marca destila su producción en la capital británica y ya destina el 40 por 100 de sus botellas a España.

Está hecha en Londres, combina bien con todo y lleva el nombre de los guardias que protegen las Joyas de la Corona. Beefeater es a la ginebra como Steve McQueen al hombre con estilo. Tiene la marca. Tiene la historia. Y tiene un color y una silueta asociada: el rojo del uniforme de gala de los custodios de la Torre de Londres —conocidos popularmente como los beefeater— y de la colección de joyas de la Reina de Inglaterra.

Uno de los gigantes alambiques donde se destila la ginebra Beefeater

La denominación de «London Gin» no es un concepto geográfico. De hecho, la mayoría de la ginebra comercializada bajo esta etiqueta se destila hoy día en Escocia, y cualquiera en realidad puede hacer su propia London Gin. Basta con hacerse con el suficiente alcohol neutro y «macerarlo» con plantas, frutas y semillas, solo con una condición: que haya más nebrinas (las bayas de color negro azulado que produce un arbusto llamado enebro) que otra cosa. La palabra ginebra proviene del francés genève o del neerlandés jenever, enebro en ambos idiomas.

La última en su tipo

Beefeater produce más de 27 millones de botellas de ginebradesde el mismo corazón de Londres, en un discreto edificio de ladrillo en el barrio de Kennington en el que no trabajan más de seis personas. Su mayor mercado es Estados Unidos, pero España es ya el segundo, destino del 40 por 100 de esa valiosa mercancía. «Somos la última London Gin que se destila en Londres», explica Desmond Payne, el maestro destilador cuyo arte y olfato garantiza desde hace más de 40 años que un trago de Beefeater sepa siempre a Beefeater. En 1820, James Burrough, hijo de un comerciante de tés, fundó la destilería a orillas del Támesis que, hoy día, forma parte del emporio francés Pernod Ricard, dueños de Absolut Vodka, Chivas Regal o Ricard, entre muchas marcas de primer orden.

Beefeater utiliza alcohol neutro de trigo de 96 grados, fermentado por productores ingleses sobre todo. Le añaden agua para rebajarlo a 60 grados —«destilar no es más que el proceso por el cual separamos el agua del alcohol, que se evapora», añade Payne—, y capturan los vapores resultantes en unos gigantes alambiques de cobre. El alcohol líquido de 80 grados pasa a ser «macerado» o enriquecido durante 24 horas para que se liberen los nueve ingredientes que hacen que Beefeater sea Beefeater: enebrinas de Italia, raíces y semillas de angélica (una planta medicinal que recogen en Bélgica), cilantro, regaliz de China, almendra seca de España, raíz de orris (un rizoma seco que obtienen en Italia), y piel seca de limón y de naranja que compran en España.

El secreto de la fórmula

«El secreto está en el arte de la destilación; muchas marcas solo mezclan durante un par de horas, y otras añaden aromas o colores después del destilado, pero a la London Gin no se le puede añadir nada», explica Payne, en una humilde aula con pizarras y probetas, de apenas 25 metros cuadrados, donde experimenta y desarrolla algunas de las variedades que ha ido creando la marca como la «Beefeater 24», una creación personal de Payne que incluye varios tipos de té además de los ingredientes clásicos. El alcohol se deja reposar durante una semana y es enviado a Escocia, donde es rebajado con agua hasta los 40 grados, embotellado y comercializado.

Un elemento definitorio de este ritual inglés es que los productores no controlan el único ingrediente que es imprescindible. El enebro es un arbusto que crece de forma salvaje, y sus frutos son vareados como las olivas para recogerlos. Cada otoño, los fabricantes de ginebra deben pujar por las valiosas cosechas. El consumidor, por su parte, se limita a disfrutar de este líquido artesano mezclado con una buena tónica, pero no siempre. «Mucha gente que dice que no le gusta el gin-tonic tiene en realidad un problema con la tónica, porque luego les encantan otros cócteles a base de ginebra», explica Dan Warner, un joven maestro coctelero de la marca, mientras mezcla los hielos de un suave combinado matinal en el bar secreto que ameniza las visitas a la destilería londinense.

Podéis leer el artículo original en el siguiente enlace: ABC

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...