Artículos Destacados

  • Mi Gin Tonic Preferido
  • Gin Tonic Perfecto Hendrick's (Revisited)
  • Gin Tonic Limón G'Vine Floraison
  • Gin Tonic Triple Cítrico Bulldog
  • Gin Tonic Perfecto Bombay Sapphire
  • Gin Tonic Perfecto Gin Mare
  • Gin Tonic Perfecto Beefeater 24
  • Gin Tonic Perfecto Tanqueray Nº Ten
  • Gin Tonic Perfecto Brockmans
  • Gin Tonic Perfecto Bloom
  • Gin Tonic Perfecto Fifty Pounds (Moderno)
  • Gin Tonic The London Nº 1 Blue Night

En corto. El Gin Tonic es la bebida de moda por Rafa Vidiella

Es curioso la cantidad de información que uno se puede encontrar en Internet acerca del Gin Tonic. Sabéis que nos gusta compartirla con todos vosotros, aún a costa de que en algunos casos nos volvamos un poco repetitivos dándonos palmaditas en la espalda de lo bueno que es este combinado. Siempre se encuentran percepciones y anécdotas diferentes. Un poco lo que encontramos hoy en el artículo de Rafa Vidiella para 20 minutos.

Interesante recorrido hasta la situación actual. Su autor proclama que el Gin Tonic es la prolongación lógica del Boom gastronómico de los años 90. Mediante entrevistas a personajes, ya clásicos, relacionados con este combinado se nos muestra el porqué, el cómo y el dónde del Gin Tonic más actual.

Os dejamos con el artículo tras el salto.

Los combinados, con el Gin Tonic a la cabeza, se convierten en la bebida de moda en España, por Rafa Vidiella para 20 Minutos

Javier de las Muelas, dueño y barman de la coctelería Dry Martini, en Barcelona. (Jorge París)

Es miércoles, pero con tanta gente alrededor, podría ser ya fin de semana. Es lógico: aunque ha caído el sol, el centro de la ciudad arde y la marabunta de coches ha regresado a las calles. Mientras, aquí, en la barra del bar, la luz es tenue. La música calma. La compañía agradable y algo más: este cóctel (lo reconozco, el segundo) es una delicia.

La escena transcurre en el madrileño bar Del Diego, pero sería calcada en Barcelona, Valencia o San Sebastián. Ciudades que, como toda España, viven la fiebre del cóctel, sustituto en la boca de muchos del cubalibre, el champán o el vodka con quién sabe qué. Ni crisis económica ni depresiones posvacacionales: solo más (y mejores) excusas para disfrutar.

“Cuando empezamos en 1987″, dice Jordi Reig, “servíamos sobre todo cubalibres en vaso largo, copas de batalla. Pero el local era bonito, el servicio esmerado y los clientes empezaron a pedir combinados más exóticos: mojito, daiquiri, manhattan, whisky sour… Queríamos atenderlos, y desde entonces la bola no ha hecho más que crecer”. La bola es, en este caso, la famosa coctelería barcelonesa Torre Rosa, y Reig uno de los más célebres bármanes españoles.

¿Por qué este auge del cóctel? Para Reig, “es una continuación del boom gastronómico de los noventa, de la pasión en las últimas décadas por saber de vino y celebrar el buen vivir”. Para Javier de las Muelas, dueño y barman del Dry Martini (según los expertos, uno de los diez mejores bares del mundo), es por el triunfo de unos valores: “Los bares son iglesias donde los protagonistas y feligreses son los clientes. El cóctel es, más que una bebida, una experiencia, y el barman no es alguien que tenga que distraernos, sino facilitarnos una charla agradable”.

Más ‘glamour’ que alcohol

Los (buenos) bares, es verdad, han cambiado. Los lúgubres antros con olor a taberna se han convertido en templos del detalle y el buen gusto. El contenido alcohólico se ha aligerado. Hay más luz. Y se acabó el desvestir a las mujeres con la mirada, porque precisamente fueron ellas quienes trajeron esta revolución.

Como dice De las Muelas, “el gintonic es un ejemplo: antes era una bebida masculina, casi de alcohólico, y ahora se hace poco cargado. Se ha transformado en un long drink para disfrutar y conversar, porque las bebidas, como la vida, deben combinar eficacia con dulzura, valores femeninos”. Reig suscribe estas palabras: “La bebida elegante gusta a todos los clientes. Antes, ellos pedían ron, whisky o vodka, y ellas Baileys. Ahora todos beben cócteles, a poder ser en copa grande y con mucho hielo, fruta y muy buen servicio”.

El barman perfecto

¿Y cómo anda el servicio en España? Para De las Muelas ha cambiado, pero tiene que hacerlo todavía más. “A muchos bármanes les falta productividad: o son muy amables pero poco resolutivos o son máquinas antipáticas. Hay que combinar la cultura de la amabilidad con hacer las cosas a la perfección. Los clientes se ganan de uno en uno, pero se pierden muy rápido”.

Reig también considera que “es bueno que en España haya tanta oferta, pero quizá hay demasiada gente con poca preparación. Como hacer cócteles está de moda, todo el mundo quiere subirse al carro, pero muchos no tienen suficiente experiencia. Se puede aprender a hacer un cóctel en una tarde, pero para trabajar como barman se necesitan años de aprendizaje, pasión y trabajo”.

Los dos maestros del combinado coinciden, eso sí, en que ya no estamos tan lejos de mecas del cóctel como Inglaterra o EE UU. “Quizá en Londres, Ámsterdam o Nueva York”, afirma Reig, “se tiende cada vez más a un ambiente discotequero, pero los buenos bares clásicos son casi iguales en todo el mundo”. ¿Y en el futuro? Para él, vendrá el auge de “los cócteles estilo tiki,la antigua coctelería hawaiana tan de moda en los años cuarenta“.

Frente a la sobriedad del martini y el manhattan, los tragos coloridos y playeros, con ingredientes frutales y mucho exotismo. Algo, en resumen, que transmita alegría y evasión a ánimos alicaídos. ¡Salud!

El ‘gintonic’ perfecto

Que los asiduos al whisky, ron o vodka no se enfaden, pero la bebida de moda es el gintonic. De las Muelas explicaba, durante una fiesta de Schweppes, marca de la que es imagen, cómo hacer el mejor gintonic: “La burbuja es fundamental, así como la combinación de cítricos. Hay locura por usar muchas cosas, pero un gintonic no es una ensalada: bastan siete u ocho cubitos de hielo, seis centilitros de buena ginebra y un tercio de litro de buena tónica. Se remueve con suavidad con una cucharilla de bar, se sirve en un vaso alto y ancho, una rodaja de lima, y listo”. Ginebras con matices o tónicas especiales harán de cada gintonic un mundo.

Templos del cóctel

- Madrid. Los clásicos Cock (Reina, 16), Del Diego (Reina, 12) o Museo Chicote (Gran Vía, 12). Más modernos, Le Cabrera (Bárbara de Braganza, 2) y Dry Cosmopolitan Bar(Hermosilla, 2).

- Barcelona. El Dry Martini (Aribau, 162-166), uno de los mejores bares del mundo; Torre Rosa (Francesc Tárrega, 22) o Boadas (Tallers, 1).

- Bilbao. Recomendamos el entrañable J. K. (Iturriza, 2) y el señorial Sir Winston Churchill Pub (Plaza del Sagrado Corazón, 1).

- Sevilla. Los ingleses hablan maravillas del Trinity (Plaza Nueva, 7). Destaca también elRubec (Adriano, 34) y La Rebo-tica (Pagés del Corro, 182).

Podéis leer el artículo original en el siguiente enlace: 20 Minutos

5 comentarios:

  1. Interesante artículo, enhorabuena, comparto esta app para Android muy completa sobre lo que más nos gusta: Gin&Tonic http://goo.gl/NF5cE

    ResponderEliminar
  2. Atentos a la nueva PREMIUM española que nos va a sorprender muy muy pronto....VONES gin!!!!
    Síguela en Facebook y Twitter...

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Ya está a la venta. Está distribuida por Café Veracruz (www.cafeveracruz.com)

      Eliminar
    2. Muchas gracias, tenía ganas de saber donde comprarla. Gran calidad.

      Eliminar
  3. Este fin de semana invitamos a unos "amigos" que son "expertos" en toda cuanta moda hay y les preparamos unos gin tonic supuestamente con ginebra Hendrick's y tónica Fever Tree, adornados con con pomelo y jengibre. ¡Les encantó! Encontraron matices hasta en el cristal de la copa, ¡je je!
    Luego supieron que la ginebra y la tónica eran del mercadona. Cuando les enseñamos los envases a los "expertos", mi novia y yo casi nos meamos de la risa. Pero España es un país de "expertos" en todo... hasta que tienen que demostrarlo. ¡Caní!

    ResponderEliminar

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...